Cocina Slow Food

Nuestra cocina Slow Food se nutre de los ingredientes de nuestros cultivos de frutas, verduras, huevos y pescados libres de químicos y de otros de consumo local, producidos por agricultores a no más de 100 kilómetros a la redonda.

Los frutos de nuestra huerta orgánica no sólo están libres de contaminación, sino que también tienen un óptimo valor nutricional que contribuye al bienestar integral de nuestros invitados. Pues sólo el abono (enriquecido con materia orgánica, microorganismos y minerales naturales) es capaz de suplir todos los elementos que tanto el suelo, como las plantas y las personas necesitamos para vivir sanamente.